viernes, 12 de julio de 2013

Pueblo viejo de Belchite

Belchite es un municipio de la provincia de Zaragoza, situado a 49 km de la capital.



Tiene una población de 1636 habitantes (Fuente: Instituto nacional de estadística, año 2010) y es trístemente conocido por haber sido escenario de una de las batallas más simbólicas de la Guerra civil española, conocida como LA BATALLA DE BELCHITE.

Debido a los enfrentamientos que allí acontecieron, el pueblo fue destruído, y posteriormente, en lugar de proceder a su reconstrucción, el régimen de Francisco Franco decidió crear un nuevo pueblo al lado de las ruinas de Belchite, conocido hoy en día como "Belchite nuevo".
Fuente: www.cienciamisterio.com

Las ruinas del viejo pueblo de Belchite quedaron intactas como recuerdo de la guerra civil y de lo que se consideraron excesos del bando vencido.


La batalla de Belchite tuvo lugar entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre de 1937 en el marco de la ofensiva republicana sobre Zaragoza. La conquista de esta localidad movilizó un gran número de hombres y medios militares republicanos.

Fuente: Grupo SIPE

El pueblo de Belchite, que en 1935 tenía 3812 habitantes, venía siendo desde principios de 1937 uno de los principales objetivos de las tropas republicanas en el frente de aragón.



Después del fracasado intento de demorar el avance de los nacionales en el norte mediante el atraque a Brunete, el gobierno republicano presidido por Juan Negrín y con Indalecio Prieto como ministro de defensa, decide llevar a cabo una nueva ofensiva en Aragón.

   Juan Negrín                                                                            Indalecio Prieto 

Su plan era atacar simultáneamente por tres puntos fundamentales y cinco secundarios en dirección a Zaragoza en una franja central de 100 km entre Zuera y Belchite. El hecho de dividir las fuerzas atacantes entre siete puntos distintos tenía por objetivo dificultar el contraataque de los nacionales, así como ofrecer el menor blanco posible a los ataques aéreos.


"Walter"




Participan 80.000 hombres del recién formado Ejército del Este y las XI y XV Brigadas Internacionales. Al mando de "Walter" (llamado realmente Karol Swierczewski) iba la 35ª División, que ahora incluía la XV Brigada Internacional (británicos, canadienses y americanos);










Tres escuadrillas de la aviación republicana con Polikarpov I-16 (moscas),



Polikarpov I-15 (chatos) (unos 90 aviones en total)




y 105 carros de combate T-26 soviéticos.







Manfred Zalmanovich Stern
(conocido popularmente como 
Emilio Kléber )






Las tropas de la 45ª División Internacional, dirigidas por Emilio Kléber llegaron a seis kilómetros de Zaragoza y amenazaron directamente a la ciudad, pero no lograron lanzar un ataque contra la misma. Mientras tanto, las divisiones 11ª y 35ª se tuvieron que dedicar a eliminar el el foco de resitencia de belchite, en torno a la cual se habían concentrado varios miles de combatientes franquistas(entre 3000 y 7000 según las fuentes) dirigidos por el comandante, y alcalde de la población, Alfonso Trallero.









Los primeros combates en torno a Belchite ocurren los días 24 y 25 de agosto. El día 26 la población queda completamente cercada.


Parapetados en fortificaciones de hierro y cemento, y disponiendo de varios nidos de ametralladoras, los franquistas aprovechan los edificios de Belchite para instalar su dispositivo cerrado de defensa, colocando sacos de arena como barricadas en las calles de la localidad, además de carros y escombros, todo ello para retardar el avance de las fuerzas republicanas.


Las tropas franquistas estaban preparadas para resistir un largo asedio pero el ejército republicano no podía permitirse perder tiempo y por eso decidió asaltar la ciudad. Se sucedieron duros combates callejeros en medio del intenso calor del verano aragonés. A los sitiados se les cortó el agua y la falta de comida y suministros médicos empezó a hacerse notar a medida que la intensidad de la lucha aumentaba.

Fuente: Blog Guerra Civil y revolución social

El asalto final le fue encomendado a la XV Brigada Internacional. El 31 de agosto los brigadistas lograron llegar a la fábrica de aceite. El día siguiente la aviación republicana atacó sistemáticamente el casco urbano. El 3 y 4 de septiembre tuvieron lugar combates casa por casa en los que fueron cayendo los últimos reductos franquistas. En la madrugada del 5 al 6 de septiembre los últimos defensores que resistían en el ayuntamiento intentaron la huida a la desesperada. Unos 300 consiguieron cruzar las lineas republicanas y unos 80 de ellos consiguieron llegar a Zaragoza. El alcalde-comandante Trallero murió en los combates, así como otros vecinos de la localidad.


Los nacionales lanzaron desde zaragoza una contraofensiva el 30 de agosto para socorrer Belchite, pero fue detenida por la 45ª División de Kléber y no logró por tanto evitar que la localidad cayera en poder de los republicanos.

La batalla de Belchite se salda finalmente con la toma del pueblo por parte de los republicanos. El resultado final es de un pueblo completamente devastado y 5.000 cadáveres en 14 días.

Terminada la guerra, el régimen de Francisco Franco decide no reconstruir el pueblo sino crear uno nuevo al lado, hoy conocido como Belchite nuevo, utilizando prisioneros republicanos como mano de obra. las ruinas del anterior se dejaron intactas como recuerdo de la guerra civil. El conjunto, hoy en día abandonado y totalmente abierto y desprotegido hasta hace muy poco (ahora hay que pagar para entrar) se conoce como...

EL PUEBLO VIEJO DE BELCHITE

Belchite...es el nombre que a la mayoría de personas les viene a la cabeza cuando alguien habla de lugares abandonados...

-"Pues me gusta visitar lugares abandonados...
-...Has estado en Belchite?"

Siempre decía que no, era mi visita pendiente, y al final pude plantar allí mi trípode junto al de Miki y al de Ricardo.

Ya de lejos, el viejo Belchite impresiona...





Pero se trata de meternos en sus tripas, así que avanzamos...







Visitamos, lo primero, la vieja iglesia de San Martín:





En cuya puerta se puede leer la ya famosa frase pintada...


Y pasamos dentro:



Salimos de la iglesia y nos ponemos a callejear...



Envueltos por el silencio llegamos a la plaza con la escultura de la cruz...



Y seguimos callejeando...



 Llegamos a la entrada del cementerio:


Pero no nos detenemos, continuamos por sus calles en silencio...


Llegamos al famoso garaje de Belchite y conocemos a sus dos inquilinos metálicos:


El SIMCA

 



 Y el 2CV...




Allí los dejamos, todavía dormidos...


Y ponemos rumbo al convento de san Agustín:

Su exterior ya impone...


Y su interior crea una imagen impactante con los agujeros del techo...





Nos marchamos, dejamos atrás el viejo pueblo de Belchite y sus historias.


No encontramos fantasmas, ni nada que nos susurrase al oído. Lo único que allí habita y que se puede sentir cuando paseas por esas calles desnudas es el dolor de aquél pueblo.



Toda la información está sacada de Internet, sobretodo de la Wikipedia. Las fotografías circulan por la red en varias webs y blogs. Si he usado alguna específicamente de alguna web lo he indicado debajo de la misma.

Puedes ver el reportaje de Miki (que por cierto le valió para que le publicasen las fotos en una revista del país Vasco) haciendo click AQUÍ

Y el reportaje de Ricardo, haciendo click AQUÍ

Aprovecho para desearos a todos un feliz verano!!!
Hasta pronto!!
Fotografiado por Miki



Sí eres aficionado a la fotografía...

No te pierdas el juego creado por mi amigo Oriol!!