martes, 17 de marzo de 2015

El viejo cine

El siguiente lugar es uno de aquellos lugares que cuesta horrores encontrar. 


No se si atreverme a calificarlo como lugar abandonado, más bien lo calificaría como lugar cerrado, deshabitado, sin uso...


Olvidado en el tiempo...


Sí, te habrás dado cuenta de dos cosas: La primera de todas y la que te habrá llamado la atención: El lugar tiene luz. Efectivamente, tan solo había que bajar una palanca y...voilá!!



Y la segunda, efectivamente, estamos dentro de un viejo, viejísimo cine-teatro abandonado.




Lo que veis, es lo que hay: Una sala grande con varias filas de asientos rojos.




Inhertes, congelados en el tiempo, esperando una función que nunca llega...




Poco se puede añadir, quizá será mejor que dejemos hablar a las fotos...




Salimos de la sala de cine, con mucha prisa y cautela dejamos de lado la entrada principal, pues la cristalera es grande y nos pueden ver desde la calle. Me supo mal no poder fotografiar esa parte, pero el reportaje peligraba si alguien nos veía desde fuera, así que subimos a la parte superior, donde aguardaba un bar pequeñito y muy deteriorado:


Sara, del blog "Forgotten and magic places" tomó esta fotografía, que me encantó, y que le he pedido prestada para completar mi reportaje:



Esta es la vista desde la pequeña ventanita del proyector:


No fotografié el proyector debido al escaso espacio en la sala, y a la falta de luz. Es imperdonable, LO SE!!!!

Paso a la sala conjunta donde varios objetos nos entretienen durante un rato:




Un viejo proyector OSSA allí tirado...


Y también este curioso fotograma...





Abandonamos el lugar, dejamos atrás el viejo cine, testigo de primeras citas, testigo de batallas épicas, testigo, posiblemente, de algún que otro primer beso travieso....

Si quieres ver el reportaje de Miguel Ángel, haz click AQUI

Hasta pronto!!

Pd/ La luz fue apagada al salir, por supuesto!!

miércoles, 21 de enero de 2015

Hospital pediátrico

Es raro encontrar un hospital abandonado en buen estado. 
La verdad es que es raro encontrar un hospital abandonado...dejémoslo ahí...

   

Era pronto, por la mañana, y nosotros estábamos delante de uno. Un simple vistazo al exterior ya me decía que este era uno de los hospitales más grandes, abandonado, que jamás había visto...

Sabíamos que estaba vigilado, pero aún así creímos que valía la pena intentarlo...


Vosotros no entraríais?

Nosotros entramos, como siempre, por entrada natural: Sin romper ni forzar nada.

Y nada más entrar, para no perder la sana costumbre, el grupo ya se disuelve y empezamos a navegar por larguísimos pasillos. 


Presiento que los walkis esta vez serán de gran ayuda...


Vamos entrando en las estancias que vamos encontrando. Como siempre, no voy a rellenar el reportaje con cientos de fotos iguales. En este caso, por ejemplo, encontramos decenas de habitaciones como la que vereis en la foto, estancias grandes que mi imaginación convirtió en habitaciones para 6 camas, 3 a cada lado.


Estas habitaciones múltiples estaban comunicadas mediante un ventanal rectangular.



Seguimos atravesando el pasillo...


Y descubrimos otras estancias, éstas más pequeñas, parecidas a despachos...


Parte final del pasillo:



Y la última de las habitaciones "grandes". La reconoceréis porque le falta, evidentemente, uno de los ventanales rectangulares:



De nuevo, y totalmente al azar, debido a la inmensidad del lugar, iniciamos el recorrido por otro pasillo:



Parece que nos aproximamos a la zona de los quirófanos:



En efecto! Estamos en la puerta del quirófano:


Es muy raro encontrar la lámpara del quirófano, incomprensiblemente suele ser lo primero que la gente destroza...




No se puede desaprovechar nunca la ocasión de fotografiar una lámpara de quirófano!!



Salimos de esta zona, seguimos explorando...


Llegamos de nuevo a una zona, pero en otro piso, con las mismas habitaciones que hemos visto al principio:




Salgo: Ahora estoy cerca de la entrada principal. Me paro un momento porque me llaman la atención unos buzones:


Me dirijo a un vestíbulo que parece ser uno de los principales. De nuevo la utopía: Izquierda, arriba? abajo?


Izquierda!!!



A lo largo de este pasillo, de nuevo múltiples estancias iguales. Os muestro un par:



Vuelvo para atrás: De nuevo en el vestíbulo! Solo que esta vez, voy para abajo, donde OH! SOPRESA! encuentro un vestíbulo exactamente igual, pero en un piso inferior...


Dicho vestíbulo da acceso a una sala grande, que me recuerda a un comedor, pero no creo que lo fuera:


Me meto por todas aquellas puertas que veo abiertas.



En estos momentos llegas a un punto en el que no sabes ya donde has estado y donde no...



Os suena el vestíbulo de abajo???


He llegado a una zona forrada de mármol y con grandes ventanales:



Por supuesto, entrando puerta por puerta, campando a mis anchas, voy encontrando "ítems", como esta vieja caja fuerte (que sigue siendo "fuerte")



O este viejo sillón en la penumbra:


En otro lado del pasillo alguién se dejó olvidada una cinta de correr...



Pero lo verdaderamente interesante, además del quirófano, lo encontramos justo pasar la cinta...


La sala de convenciones!! En un perfectísimo estado de conservación!




Vistas desde arriba:



La mesa:


Y un último disparo antes de salir:



De nuevo me pierdo por el hospital, sigo encontrando pasillos y habitaciones completamente vacías:



Y más "ítems"...


Encuentro unas escaleras al final de un pasillo, así que bajo y lo primero que veo es un laboratorio.





Justo al lado del laboratorio encuentro esta sala, parecido a una sala de psicología, pero imagino que no era así originalmente, sino que alguien la montó para echar unas fotos...


Un WC que me llama la atención, por el colorido...


No recuerdo como, os mentiría si dijera que recuerdo todo el itinerario! A estas alturas no se las horas que llevábamos allí dentro (creo que no es la primera vez que uso esta frase...). Llego a la parte trasera del hospital, sin duda una planta que a mi me pareció algo más moderna. Lamentablemente no pude entretenerme mucho pues como digo ya se hacía tarde...


Al final del pasillo encontrábamos esta sala con forma redondeada:


Por último, de camino a la salida y para no perder la costumbre, realizo las últimas fotos que voy viendo:




Hora de marcharnos!!

Pd/ por si alguien se lo pregunta, la seguridad privada del edificio...bien, gracias. :)

Reportaje realizado junto a los incansables: Tomás y Dafy, Javi y Lucía, Esther e Igor, Marc, Miguel Ángel, Sara y  Juande (Abandonalia).

QUE GRANDES SOIS!!!

Hasta pronto!!!


Sí eres aficionado a la fotografía...

No te pierdas el juego creado por mi amigo Oriol!!