martes, 1 de octubre de 2019

AREA 521

Fuera hace un calor insoportable, la espera se me hace interminable, pero con los lugares abandonados en mitad de una ciudad pasan estas cosas...hay que entrar sin que nadie te vea y a veces resulta casi imposible. Se ha ido ya el hombre que fumaba en el balcón? SI, pues para adentro. Por primera vez en estos años me adentro yo solo en un abandono. 






Estoy dentro del AREA 521, una antigua fábrica a la que ya le había echado el ojo hace algunos años. El silencio esta vez es mas denso que nunca. Al ir solo, cualquier ruido, por pequeño que sea, se acentúa hasta dejarte helado. Me habrán visto entrar? y otra duda que me asalta ahora mismo: Como salgo de aquí sin que nadie me vea?

No es muy grande, ya que lamentablemente la excavadora ha llegado antes que yo...así que esto es lo que queda hoy en día en pie:


Zona de laboratorios:















 Voy para abajo otra vez:
 



Pensaba que no iba a poder sacar ningún detalle!!!


Atravieso el patio principal para meterme por la otra puerta, que me da acceso a un hangar bastante grande, pero diáfano a no ser por este enorme depósito tirado.





 Espero que os haya gustado este pequeño lugar!

De tema de no publicar en tanto tiempo, no os voy a decir nada que no sepais ya: No tengo tiempo de editar reportajes grandes (tengo pendiente todo lo del ultimo viaje a Italia, de hace...¡¡¡¡DOS AÑOS!!!!!)

Y por cierto...NO ENTREIS SOLOS A LOS ABANDONOS!




sábado, 17 de noviembre de 2018

Villa Allenatore

Escondida, casi oculta. Tras un desvío y un pequeño camino de tierra aparece delante de nosotros: Un garaje con un viejo coche abandonado y justo al lado, la casa.




Con las puertas abiertas de par en par y un estado de conservación envidiable nos adentramos en...






Accedemos, como digo, por la puerta principal, a un pequeño salón:



Justo al lado tenemos el comedor principal:




Pasamos a una de las habitaciones:



Y de nuevo a un salón en la segunda planta, diáfano salvo por un viejo sillón:



Un baño:




Y entramos a otro dormitorio donde nos saluda un viejo abrigo:



De aquí, a la puerta de al lado: Otro dormitorio.





Salimos en busca de más:


Encontramos el dormitorio más bonito (para mi) de toda la casa:




Como veis, el detalle de la camisa en el galán era muy fotogénico y le daba un toque mágico a la habitación:




Bajamos de nuevo a la planta principal y vamos en busca de la cocina:




La encontramos!



Y como veis, está cargada de detalles:









Antes de irnos nos damos una última vuelta por la casa:




Visitado junto a Miki, Sara, Javi y Lucía.

Hasta pronto!!!

Sí eres aficionado a la fotografía...

No te pierdas el juego creado por mi amigo Oriol!!