sábado, 20 de mayo de 2017

Sanatorium desaffecté

El siguiente lugar quizá no sea el más espectacular que haya en el blog. Me apetecía mucho subirlo por varios motivos, pero el principal, es porque es el primer lugar abandonado que he visitado después de mi "baja" por paternidad. Después de ¡¡¡¡6 meses!!!! sin sacar la cámara de la bolsa, vuelvo a estar activo, eso sí, ahora el tiempo lo marca la pequeñaja!

De nuevo a la carretera, dispuestos a echar unos kilómetros y unas risas juntos, otra vez junto a Sara y Miki, tras un buen madrugón y unos cuantos peajes y cafés, llegamos a nuestro primer objetivo de los 3 que nos hemos marcado para el día. 

Llegamos a...


Como veis en la foto, un lugar PRECIOSO, uno de los más bonitos exteriores que he fotografiado, sin duda...pero lamento deciros que todo lo que veis en la foto es lo que hay...ya que el interior se hallaba bastante vacío y vandalizado...


La primera anécdota del día se produce nada más acceder al edificio, por una puerta abierta, como tantas otras veces. Los pisos 1 y 3 del mismo están accesibles, pero la planta 2 está extrañamente tapiada, es decir: No existe vestíbulo en la escalera. En su lugar, un muro de pladur que alguien se ha entretenido a agujerear. Mientras Sara y yo nos medimos para ver si nuestro cuerpo cabe por el agujero, Miki desaparece. Tras pasar por el agujero y terminar, literalmente rebozados en yeso blanco (por eso siempre decimos que hay que llevar ropa ensuciable) cuando estamos al otro lado aparece Miki sonriente, ajeno a nuestra aventura, y nos dice que hay una escalera totalmente abierta que conecta las 3 plantas... Sin comentarios...

La primera sala que encuentro es una habitación pequeña con un curioso escritorio





Como os decía, el sanatorio está totalmente vacío, apenas podemos fotografiar detalles, como esta vieja cabina de teléfono...


esta vieja señal...


y habitaciones vacías



Recorro de nuevo el pasillo y encuentro algunas sillas...a ver si al final no va a estar esto tan vacío...



Un café?



Llego a una sala un poco más grande que las demás:




Salgo de nuevo al pasillo


Desde la ventana tomo una imagen del edificio, que es realmente bonito por fuera. Qué pena que esté tan vacío!!!


De nuevo al pasillo, esta vez al principal:


Encuentro una curiosa sala con una especie como de escenario, y donde alguien se ha entretenido a montar un comedor improvisado:



Subo al piso de arriba:


Una zona de W.C.

Y recorro el pasillo buscando más habitaciones...


Otra silla!!!


Las prisas hicieron que quizá no exploraramos este lugar a fondo, pero es que realmente estaba vacío...como lo que más nos gustaba estaba fuera decidimos salir para fotografiar el exterior aprovechando las nubes.


No se aprecia en las fotos, pero os aseguro que estaba lloviendo bastante fuerte. Una lluvia de aquellas muy finas que parece que no, pero te acaba calando. Eso hizo que hacer fotos sin que se mojase el objetivo de la cámara fuera una tarea dificil!!!


A la izquierda del edificio veo una pequeña edificación curiosa, como allí alejada. Así que me acerco a ver que encuentro (una vez más me he quedado solo, dónde están estos dos??)


Más cerca (me gustaban las dos fotos, no sabía cual eliminar, así que las pongo las dos :))


Pues resulta que es.... Una piscina!!!





El vestíbulo de la piscina también tenía algunas fotos...






Una muy curiosa era esta: Una vista del edificio principal desde la puerta de la piscina:


Me escapo un momento (parece que ha dejado de llover!) a la parte trasera del edificio, y esto es lo que me encuentro:




Puedes ver el reportaje de Sara AQUI

Hasta pronto!!!

3 comentarios:

alicia dijo...

Magnifico reportaje, lo extraño es que aún haya mobiliario y no lo hayan amontonado y metido fuego, las paredes aún limpias sin que ningún imbécil haya hecho grafitis, enhorabuena por el reportaje y por la paternidad.

Sara Von Hammersmark dijo...

Jajaja lo de entrar siempre por el peor sitio posible y luego ver otra entrada mejor es un clásico ...
Hay que reconocer que esas escaleras eran un poco liosas, llegó un punto que ya no sabía que escaleras usar para llegar fuera.

Buen reportaje y buen día de abandonos :)
(Ahora te enlazo el report)

Miquel dijo...

Magnifica narración como siempre, y geniales fotos para no variar. Lo de las entradas realmente es un clásico en el mundo urbex. Solo añadir lo laberíntico que era todo el complejo, lo difícil que era salir y lo fácil que era fijarse unas extrañas flechas rojas que lo único que indicaban era por donde salir..genial!!! jajaja
Como anécdota el fotómetro de la camara se volvía loco debido a las constantes entradas y "salidas" de luz, me costó mucho fotografiar muchas estancias por ese motivo.

Buen report!!!

Sí eres aficionado a la fotografía...

No te pierdas el juego creado por mi amigo Oriol!!